(Emanuelle e gli ultimi cannibali)
Italia, 1977. 85m. C.
D.: Joe D'Amato
I.: Laura Gemser, Gabriele Tinti, Susan Scott, Donald O'Brien
0[1]2345

(La montagna del dio cannibale)
Italia, 1978. 86m. C.
D.: Sergio Martino
I.: Ursula Andress, Stacy Keach, Claudio Cassinelli, Antonio Marsino
0[1]2345

A comienzos de los 60 con Este perro mundo se inaugura una de las vertientes más polémicas del cine gore: el mondo. Básicamente, el mondo consistía en documentales de marcado tono sensacionalista dispuesto a mostrar al espectador occidental las primitivas y salvajes costumbres de los pueblos indígenas: sacrificios, canibalismo, rituales de iniciación, descarnada vida animal...
El éxito de Este perro mundo propició la aparición de más ejemplos como Adios, Africa u Hombres salvajes, bestias salvajes, pero será Holocausto caníbal con su mezcla de salvaje vida selvática (con torturas a animales incluidas) y escenas de ficción (la masacre de los protagonistas) rodada de modo documental e intentando hacer pasar el producto por verídico (y consiguiendolo) la que desatará una oleada de productos mondo que abandonarán el tono documental para narrar historias de ficción centradas en el acoso de los protagonistas (blancos) por parte de tribus indígenas.
Tanto Emanuelle y los últimos caníbales como La montaña del Dios Caníbal son claros ejemplos de hasta qué punto se hizo popular el mondo en las pantallas italianas durante los 70. Ninguna de las dos son puramente mondo sino que éste aparece como un elemento que hace más exóticas ambas producciones.
La primera es una entrega más de la Emanuelle negra encarnada (nunca mejor dicho) por Laura Gemser, por tanto estamos ante un producto softcore en el cual los desnudos y el sexo tienen más peso que el canibalismo. Con todo, no faltarán decapitaciones, violaciones rituales o pobres chicas blancas abiertas en canal, todo ello mostrado con la habitual torpeza (saltos de raccord incluidos)de su director.
La montaña del Dios Caníbal se ha convertido casi en una leyenda urbana en nuestro país al ser emitida por TVE en horario de sobremesa, provocando una gran polémica entre los medios de comunicación y los espectadores. Lo cierto es que en su mayor parte nos encontramos con un film de aventuras en la selva en el cual Ursula Andress busca a su marido desaparecido, eso sí, "alegrado" con numerosas muestras de tortura animal. Será al final, con el encuentro con una tribu dada por extinguida, cuando la película se llene de desventramientos, castraciones e incluso zoofilia, amén de desnudos de la Andress.
Aparte de estos elementos, estas dos películas comparten con el género mondo unos resultados cinematográficos tan escasos como divertidos.